Navinews número 93 / Especial Amor entre las olas / 26 de enero de 2018.

 

Cuba es uno de los destinos de moda en la actualidad, debido a su belleza única que te puede transportar al pasado en un instante, y que poco a poco es capaz de envolverte en la alegría de su gente y el sabor de sus sonidos musicales. ¿Es Cuba un lugar romántico por naturaleza?, de eso no tenemos la menor duda, y la única forma de comprobarlo es viajando con tu cómplice de aventuras y de vida. De oriente a occidente, de Santiago de Cuba a Pinar del Río, sobran las playas y actividades culturales, convirtiendo a Cuba en uno de los lugares con más cosas que ver y hacer en toda América.

 

 

Si vamos a hablar sobre qué hacer en Cuba, comenzando por su capital, caminar por La Habana vieja es la actividad número 1 y, además, la que nadie debería perderse. Caminar por sus calles detenidas en los 50’s y despojadas de cualquier tipo de publicidad que no sea propaganda de la revolución, es un viaje que no se puede hacer en ningún vehículo conocido. Finalmente, si hablamos de caminar por La Habana vieja, un plus que convierte a este lugar en algo mágico, es la música en vivo escapándose de cada uno de sus bares e invitándote a entrar en todos y cada uno de ellos.

 

 

Para continuar con el romance cubano, y como consecuencia casi segura de caminar tomado de la mano de tu alma gemela, en algún momento el estómago implorará ser alimentado. Si de almorzar se trata, en el barrio El Vedado se encuentra el Restaurante Paladar La Roca. De precio accesible y con muchos habaneros como parte de los habitués, la mejor “Ropa vieja” (preparación a base de carne deshebrada) de La Habana se come en este lugar. Asegúrense de estar sentados cerca del pianista – El cual es literalmente un genio –  y hacer amistad con el mismo, para poder dedicar esa música romántica que enamorará a tu pareja, acompañando tu cena con tangos de Piazzola con un virtuosismo alucinante.

No pueden viajar a Cuba y perderse de sus hermosas playas, como lo es Varadero, dueña de un mar turquesa difícil de superar y que invita a relajarse y pasarla bien. Con grandes cadenas de hoteles, a diferencia, por ejemplo, de Punta Cana, Varadero nos invita también a salir del hotel y recorrer sus calles, bares y ferias artesanales. Un destino de descanso completo con un mar increíble.

  

 

Otro atractivo palpable de la isla más grande del Caribe es su cultura. La cultura de Cuba es una de sus grandes potencialidades. Diversa y mestiza forma parte de la identidad del cubano, de la construcción de la nacionalidad. Más de cinco siglos de historia acumulan una riqueza inigualable de tradición oral y manifestaciones artísticas que unidas a símbolos, figuras representativas y espacios culturales diversos, hacen de la mayor de las Antillas mucho más que una de las islas sonantes del Caribe. Marcada por las influencias varias, Cuba no solo cuenta con el tabaco, el café y el ron, sino de patrimonios tangibles e intangibles que atraen por su esencia, diversidad y colores propios, al visitante que va descubriendo a su paso lo más auténtico en cada destino.