Navinews número 96 / Especial Viajando en Familia / 01 de junio de 2018.

 

El clima frío nos muestra lugares en los que la familia puede realizar una serie de actividades atractivas para jóvenes y adultos, sin perder la idea principal de viajar en familia, que es el crear nuevos lazos y reforzar los ya existentes. A continuación, presentaremos un recorrido que se convertirá en una opción espectacular para vacacionar en un destino original y diferente. Comenzaremos nuestro viaje en la nombrada “Ciudad más feliz del mundo; Copenhague tiene uno de los niveles de vida más altos del mundo, pero el bienestar en este país no se exhibe de forma ostentosa ni se traduce en objetos de lujo, sino que se respira una agradable sensación de confort y felicidad basada en saber disfrutar de la vida a base de planes sencillos y relajados, en soledad o buena compañía. Los daneses lo llaman hygge (se pronuncia “juga”), término de difícil traducción al castellano. Meik Wiking, director del Instituto de la Búsqueda de la Felicidad de Copenhague, asegura en su libro Hygge, la felicidad en las pequeñas cosas que el secreto del estilo de vida danés está en la calma y la calidez de lo hogareño. Un estilo de vida “sencillo”, “barato” y que se puede aplicar a “cualquier aspecto” de la vida cotidiana como la luz, la ropa, la comida, el hogar o las relaciones sociales, y que se puede descubrir fácilmente paseando por Copenhague.

 

 

Extenderemos el momento de relajación en la capital de Finlandia, Helsinki, un lugar del que posiblemente no querrás irte. La ciudad de Helsinki, situada en la costa norte del Mar Báltico, tiene una historia de casi 470 años y sigue siendo una capital con el ambiente de una pequeña ciudad en la que resulta fácil sentirse a gusto. Aunque elegir Helsinki como destino de vacaciones puede parecer poco convencional, cuando conozcan la ciudad seguro que les encantará. Descubran lo mejor que Helsinki puede ofrecerles: ni excesivamente sofisticado ni caro. Helsinki rebosa energía positiva. Es fácil moverse en transporte público gracias a un billete de un día que ofrece acceso al metro, autobuses, tranvías y el ferri de Suomenlinna. Los niños menores de 7 años viajan gratuitamente. En la ciudad se pueden alquilar las bicicletas urbanas amarillas y los transbordadores te permiten llegar a algunas de las más de 330 islas cercanas.

 

 

Lo primero es lo primero. Al pensar en Finlandia, la imagen del sauna y la de Papá Noel suele ser lo primero que se nos viene a la mente, pero no debemos olvidarnos del café. Puede que para todos sea una sorpresa, pero los finlandeses son los mayores consumidores de café del mundo, aunque solo haya dos Starbucks en todo el país. Si necesitas tu dosis de cafeína diaria, puedes acudir a alguno de los numerosos cafés o establecimientos especializados en este producto que hay en Helsinki.

 

 

En Finlandia hay más de tres millones de saunas, cifra que supera a la de los coches de todo el país. Para muchas de las personas que viven en este lugar, ir a una sauna el sábado por la tarde sigue siendo una necesidad. Los visitantes también podrán entrar en calor en una de las numerosas saunas públicas de la ciudad, que abren hasta tarde. Si te apetece disfrutar de otra manera muy agradable de ver la ciudad desde el mar, te recomendamos darte un paseo a bordo de un ferri turístico. Podrás visitar incluso algunas de las islas costeras cercanas como LonnaVallisaari o Suomenlinna, lugar reconocido como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, a bordo de los transbordadores que salen de la plaza del mercado.