Navinews número 93 / Especial Amor entre las olas / 26 de enero de 2018.

 

Normalmente nos encontramos en búsqueda de destinos calurosos y climas cálidos para vivir experiencias únicas en pareja. ¿Por qué no cambiar un poco el estilo de tus viajes? Los invitamos a conocer Juneau. La capital del estado de Alaska es también una de sus ciudades más hermosas y una de las comunidades más visitadas del estado. Con tanto para ver y hacer, puede estar seguro de que habrá algo para usted en esta región.

El centro de Juneau queda justo entre el monte Juneau, el monte Roberts y el canal Gastineau, y es un laberinto de calles estrechas que pasan por delante de una mezcla de edificaciones modernas, viejos frentes de tiendas y pintorescas casas con rasgos arquitectónicos de principios del siglo XIX que quedan de la época de los primeros días de las minas de oro de la ciudad. El muelle siempre está ajetreado con el bullicio de cruceros, botes de pesca e hidroplanos que entran y salen. No se puede acceder a Juneau por carretera; es la única capital estatal de los Estados Unidos a la que solo se puede llegar por avión o por barco.

 

 

El bullicioso centro de Juneau es compacto, fácil de recorrer a pie y un favorito de los visitantes, y un destino diferente para experimentar con tu ser amado. A una corta distancia a pie de los muelles de los cruceros se encuentran muchas de las principales atracciones de Juneau, incluido el edificio del capitolio estatal, la iglesia rusa ortodoxa de Saint Nicholas, varios museos y la histórica calle South Franklin, donde los edificios de principios del siglo XX son hoy tiendas de regalos, restaurantes y bares. A una corta distancia en automóvil se encuentra uno de los lugares más icónicos de la ciudad, sobre el límite de un vecindario residencial: el glaciar Mendenhall. El glaciar queda dentro del Bosque Nacional Tongass, el mayor bosque nacional de Estados Unidos, y los visitantes al área pueden ver cómo se desprenden los icebergs de sus caras congeladas hacia el lago Mendenhall, ir a dar una caminata o visitar el Centro de visitantes del glaciar Mendenhall, una experiencia que no olvidarán con facilidad.

 

 

Para continuar con los imponentes recorridos a través de glaciares y un clima ideal para los amantes del frío, nos encontramos con el Parque nacional y Reserva Glacier Bay. Elevados picos montañosos, fiordos esculpidos en hielo, abundante vida silvestre marina y, fundamentalmente, enormes glaciares de marea han hecho del Parque uno de los entornos más espectaculares, y una parada obligada para todos los cruceros que navegan hacia el norte por el sureste de Alaska.

 

 

Más del 90 % de los visitantes del parque llegan en cruceros que pasan por la vasta bahía, pero nunca se detienen. El resto pasa a través del pueblo de Gustavus o las oficinas centrales del parque en la cala Bartlett, para emprender una variedad de aventuras. La mayoría de las actividades del parque se concentran en el agua; las más populares son los recorridos en barco y en kayak, rafting en los ríos, pesca, avistamiento de glaciares y de ballenas.

Aventúrate y vive en pareja las bellas panorámicas que Alaska tiene por ofrecer a aquellos aventureros de sangre fría.