Navinews número 93 / Especial Amor entre las olas / 26 de enero de 2018.

 

Son pocas las ciudades que pueden presumir vistas dignas de una película hollywoodense, y una de estas es Mykonos, probablemente la más famosa isla griega. Posee un paisaje típicamente cicládico, con un ambiente árido y está rodeado de magníficas playas. Debe su fama a la belleza de su capital, Chora, a sus casitas blancas de pasajes estrechos y entrañables, así como a sus numerosas playas de gran calidad. El turista debe tener en cuenta que se trata de una isla pequeña y por tanto las distancias son cortas. La isla de Mykonos, con mayor frecuencia, es elegida en un viaje a Grecia como único destino. Asimismo, cada vez más son los clientes "repetidores" de esta isla, debido a que corre el rumor de que es la mejor isla para entablar relaciones humanas, dado que su tamaño es pequeño, todo el mundo está cerca de los demás.

 

 

Pasea junto a tu pareja por las callejuelas estrechas y sinuosas del “Casco Antiguo” de Mykonos, gozando de las bellas casas encaladas y los balcones de colores, en su mayoría adornados con flores. Explora sin temor a perderte y descubre rincones diferentes, además de algunos de los lugares más hermosos de la ciudad.

¿Te han contado acerca de “La pequeña Venecia” ubicada en Mykonos? Esta es una de las zonas más bellas y más fotografiadas de la isla. También es conocida como Alefkandra, ya que en griego “levkanoun” quiere decir “lavar” y en esta zona lavaban las mujeres la ropa. Se encuentra en la parte baja de la capital y su belleza se debe al conjunto de casas construidas sobre el agua, como en Venecia – de ahí su nombre -. Para finalizar el día, no olvides que los atardeceres de este lugar son fundamentales en una visita. Uno de los mejores lugares para vivir este momento son los balcones o los bares de la Pequeña Venecia, ya que desde allí puede verse cómo el sol tiñe de colores rosados y violetas el mar y el casco antiguo de la ciudad, ideal para disfrutar en pareja y crear momentos mágicos e inolvidables.

 

 

¿Crees que sea posible visitar la luna?, en Grecia lo puedes lograr. Santorini es un destino ideal para los amantes de las islas, ya que cuenta con una peculiaridad muy distintiva, ya que la forma de la misma es de medialuna, con esa gran bahía y los islotes en su parte media. Llamada la “isla en azul y blanco”, Santorini, a nuestro entender, es la joya de las Cycladas. Es absolutamente diferente a todas las islas Cycladas o a cualquier isla del Egeo, debido a su configuración geológica que le da esa belleza salvaje y única. La isla toma su forma actual tras hundirse la caldera de un enorme volcán.

 

 

Si tienen planeado visitar zonas más exóticas, una de las actividades que no puede dejar de hacer en Santorini es la excursión al volcán de Nea Kameni y Palea, para las que hay que tomar un barco que sale del puerto. Una vez en estos pequeños islotes, pueden caminar por los senderos de lava negra solidificada del volcán y descubrir el cráter y otras aberturas de las que se desprende vapor de azufre. En esta zona, pueden bañarse en las aguas termales. Desde la Caldera hay unas vistas increíbles de las aldeas que están situadas en los altos acantilados.

Sea con románticas puestas de sol, volcanes con hermosos paisajes o una cultura que capturará tus sentidos, nos pueden dejar escapar la posibilidad de reavivar las llamas del romance en compañía de las tierras del Mediterráneo.