Navinews número 82 / Especial Animales & Plantas únicos/ 31 de marzo de 2017.

 

Hurtigruten y Navitur te invitan a un viaje fantástico por Canadá de 14 noches, para que disfrutes de las maravillas naturales de la región y durante 4 noches del inigualable Parque Nacional de las Montañas Torngat, donde con un poco de suerte podrás divisar al increíble Oso Polar.

El Oso polar u oso blanco, es uno de los carnívoros terrestres más grandes del planeta que vive exclusivamente en el círculo polar y zonas heladas del hemisferio norte. Es más alargado que otro tipo de osos, con patas desarrolladas para caminar en el hielo, así como para nadar. Contrario a lo que comúnmente creemos, su pelaje no es blanco sino traslucido, formado por miles de pelos huecos que al rellenarse con aire funcionan como un excelente aislante térmico. Con un peso promedio de 500 kg y midiendo más de 2 metros de longitud, son el único superdepredador del Ártico, aunque actualmente se encuentran amenazados por sus tres grandes enemigos: el humano, la contaminación glaciar y el calentamiento climático que le ha arrebatado gran parte de su ecosistema.

 

 

Comenzarás tu recorrido abordando el Spitsbergen en St. John’s en la isla de Newfoundland, desde donde te dirigirás a; St. Pierre, pintoresco pueblo de atmosfera francesa y hermosas artesanías; el parque nacional Grose Morne, patrimonio de la humanidad con maravillas geológicas, paisajes y fauna únicos; Red Bay en Canadá, donde las ballenas formas parte importante de la historia del puerto; L’Anse aux Meadows, que alberga los restos de la primera presencia europea en américa del norte; Battle Harbour, un histórico pueblo de pesca, donde es común el avistamiento de diferentes ballenas; el Parque Nacional de las Montañas Torngat, climax del viaje, donde pasarás 4 días familiarizándote con el parque, sus alrededores y maravillas, con un poco de suerte podrás observar a la distancia al Oso polar merodeando por la zona más al norte de la península de Labrador, pero recuerda ser cauteloso ya que puede llegar a ser arriesgado acercarse mucho a él.

 

 

Por último visitaremos Kuujjuaq, una villa inmersa en la naturaleza, donde desembarcaremos para tomar un avión a Montreal, lugar donde despediremos esta fantástica travesia.