Navinews número 93 / Especial Amor entre las olas / 26 de enero de 2018.

 

Babylon Tours te lleva a tierras europeas para disfrutar, junto a tu pareja, la cultura del romance en los siguientes destinos: La Ciudad Eterna es uno de esos lugares que conviene visitar al menos una vez en la vida, pues permite entender mejor los orígenes de gran parte de los pueblos europeos. En la bellísima y siempre agitada Roma hay un encuentro con la historia en cada esquina, y la cultura es accesible a todos los viajeros, por humilde que sea su presupuesto. De hecho, aquel que sepa buscar encontrará auténticos tesoros de disfrute gratuito a pie de calle.

 

 

Una actividad fundamental por realizar en este lugar es contemplar la fuente más famosa de Italia. La barroca Fontana de Trevi, la madre de todas las fuentes de la ciudad se esconde tras la masa de turistas que a todas horas intentan tocar el que un día fuese punto final del Aqua Virgo, uno de los acueductos que surtían de agua a la antigua Roma. En ella metieron mano Gian Lorenzo Bernini, Nicola Salvi y Giuseppe Pannini, y aún hoy lo siguen haciendo muchos otros temerarios que van a la caza de la moneda (sin importarles la multa que esto les puede acarrear). Eso es lo que te costará la visita al lugar, tantos euros y deseos como tú quieras arrojar, pues bien es sabido que quien lanza aquí, aunque solo sea un centavo, terminará por volver a la ciudad.

 

 

De aquí, el siguiente destino es Francia, cuyo plato fuerte es su gran emblema, la Torre Eiffel. El monumento puede disfrutarse de muchas maneras, desde simplemente verle a lo lejos o aproximarse cerca de la base en las inmediaciones de los Campos de Marte, o subir a su mirador y apreciar excelentes vistas de la ciudad, y mejor aún, aprovechar la ocasión y cenar en el restaurante de la torre para así “matar dos pájaros de un tiro.” Y claro, no olviden tomar fotos, fotos y más fotos. Viajar a París en pareja es una experiencia que nunca olvidarán, ya sea como Luna de Miel o por puro placer, el destino envuelve en romanticismo a todos los que le visitan.

 

 

Por último, pero no menos importante, Barcelona es una ciudad grande, pero tiene un tamaño perfecto para conocerla a pie. Pueden optar por visitar los edificios y parques más importantes de la ciudad como la Ciutadella, el parque de Joan Miró o el castillo de Montjuïc, pero también existe una Barcelona que no sale en las guías. Anímense a subir hasta Horta, a conocer el encanto del barrio de Sant Andreu, a ver una cara del Eixample menos conocida y a disfrutar de cinco panorámicas únicas. Pero también existe la oportunidad de conocer la ciudad pedaleando. En Barcelona, ​​dar un paseo por el parque no es sólo una experiencia relajante, también puede ser un viaje artístico. Debemos dar un paseo alrededor de los frondosos jardines del Teatre Grec y luego vayan a la Fundación Joan Miró, uno de los museos más grandes del mundo. Es el hogar de una colección de más de 225 pinturas, esculturas y 150 piezas gráficas del pintor surrealista español, junto a una serie de obras de sus contemporáneos.