Navinews número 95 / Especial ¡Padres Vacaciones! / 20 de abril de 2018.

 

La religión es una pieza fundamental en el día a día de la sociedad, y debemos recalcar la relevancia que posee en nuestro país. Un gran porcentaje de las familias mexicanas, forman sus valores primarios a partir de una base espiritual y, con esto en mente, lugares como Jerusalén son destinos soñados para conocer los orígenes de dichas creencias, ¡Aventúrate junto a tu familia y vive la experiencia del Israel con Mar Rojo y Petra!

 

 

Inicia este exótico recorrido por Jerusalén, epicentro de tres religiones diferentes, el judaísmo, el islam y el cristianismo. La Ciudad Vieja es un verdadero festival para los estudiantes de religión, para los especialistas en ellas o simplemente para los viajeros curiosos. Dentro de sus viejos muros se halla la Cúpula de la Roca, desde la que los musulmanes creen que el Profeta Mahoma ascendió a los cielos, el Muro de los Lamentos, el lugar sagrado para el rezo de los judíos, y la iglesia del Santo Sepulcro que contiene lo que los cristianos creen es la tumba de Jesús. La Cúpula también se conoce como el Domo. Más allá de las creencias religiosas, contemplarlo es una experiencia conmovedora. Solo hay que tener en cuenta que para los no-musulmanes hay horarios especiales de visita que resulta importante chequear para poder tener una experiencia plena.

 

 

El Muro, también conocido por su nombre en inglés Western Wall o Kotel, en la fe judía es trascendental. Son miles de personas por día las que se paran delante de la pared para rezar. La fe indica que el Muro es lo que ha quedado del último templo construido por Salomón. La experiencia puede vivirse a cualquier hora del día, pero de noche es aún más poderosa. Aquí, también fuera de la religión que uno profese, se percibe una potente sensación de fe en el ambiente que en muchos casos emociona y conmueve. La iglesia del Santo Sepulcro es uno de esos sitios que por sí solos expresan mucho de la cultura de la que uno pertenece. Fue construida por los templarios del siglo X y permite vivir la experiencia del encuentro con el origen del cristianismo, con el nacimiento de una fe que por 2000 años continua viva y renovada. Es un lugar ideal para la oración y transformación del corazón.

 

 

Pero en todo viaje, un símbolo de la cultura que se visita es su gastronomía y probarla es como dar muestras de que uno estuvo allí y compartió lo que es propio del lugar. Este es el reinado culinario de los inmigrantes. Como las religiones más populosas del mundo confluyen en este sitio para materializar sus creencias sagradas, también la comida trasmite esa multiculturalidad. Desde saborear un plato en un exquisito restaurante hasta comer un falatel o un shawarma por la calle, la experiencia gastronómica es, como siempre, parte infaltable de un viaje de inmersión en un lugar. Jerusalén es un lugar absolutamente mágico. Muchos creen que la contratación de un tour guiado es mejor y ahorra tiempo. Pero lo cierto es que se aconseja caminar, curiosear y averiguar solo. Uno nunca olvida lo que encuentra y descubre por sí mismo. Y en Jerusalén hay mucho por descubrir.

 

Navinews número 94 / Especial Verano a la vista / 09 de marzo de 2018.

 

Medio Oriente es una región estigmatizada por los conflictos internos de las diversas naciones, sin embargo, esto no disminuye el atractivo turístico que tienen el amplio abanico de destinos de la zona. En este articulo nos avocaremos a ofrecerte la mejor información para hacer atractivos los recorridos para el viajero común. Iniciaremos con la antigua ciudad de Jerusalén, un emocionante lugar, rebosante de vida y fe. Imagina caminar sobre las suaves piedras antiguas y las estrechas calles de la Ciudad Antigua, mientras escuchas las oraciones y la música de las iglesias y sinagogas, con niños cantando las canciones de Sión. Podrás ver elegantes y jóvenes novias, incluso ceremonias matrimoniales. Muchas familias israelitas y extranjeras se reúnen en la Ciudad Antigua para las ceremonias Bar y Bat Mitzvá.

 

 

La Ciudad Antigua, que descansa sobre las colinas originales de la Ciudad de David y está rodeada por una muralla de 4 kilómetros de largo, con 7 puertas, 34 torres y una fortaleza (la Torre de David), está dividida en cuatro barrios residenciales: El barrio cristiano, El barrio musulmán, El barrio judío y El barrio armenio. De igual manera, puedes tener la oportunidad de visitar El monte de los Olivos, el cual se alza al este de Jerusalén y separa la Ciudad Santa del desierto de Judá, que, desde aquí, comienza a descender hacia el mar Muerto.

 

 

El valle del torrente Cedrón, que circunda Jerusalén por el este, separa el monte de los Olivos de la ciudad y del cercano monte Sión, situado más al sur; desde este último se dirigió Jesús a Getsemaní, después de la Última Cena, atravesando el valle. En dirección norte desde el monte de los Olivos se encuentra el monte Scopus (820 m), que alberga actualmente la sede de la Universidad Hebrea de Jerusalén. La cima del monte de los Olivos ofrece sin duda la perspectiva más encantadora de la Ciudad Santa: desde allí y a simple vista es posible contemplarla en todo su esplendor.

 

 

Continuamos con Belén, al norte de Jerusalén. La ciudad moderna se extiende en todas direcciones del centro histórico. Hoy en día Belén está bajo el control de las autoridades palestinas y tiene una población cerca de 22 000 personas sin incluir los suburbios de Beit Jala y Beit Sahour. Según la tradición, el área ubicada al este de la ciudad es de los campos de los pastores “solo velan en la oscuridad, los pastores que en el campo están.” Varias iglesias se han construido para conmemorar este evento. Incluso hoy, pastores del lugar se pueden apreciar cuidando sus rebaños en la misma área (aun así, en la víspera de navidad). La Basílica de Belén es la edificación más antigua que todavía sigue en pie en la Tierra Santa.

Finalizamos con Galilea, donde podrás recorrer los pasos de Jesucristo y visitar alguno de los lugares donde se cimento el cristianismo. Galilea, Israel, es una de las regiones más importantes del país hebreo. En esta provincia israelí, cargada de historia y espiritualidad, podrá andar sobre los pasos que dio Jesucristo en sus primeras predicaciones. Galilea es, sin duda, una de las zonas imprescindibles para visitar en Tierra Santa.

 

 

 

 

Navinews número 93 / Especial Amor entre las olas / 26 de enero de 2018.

 

Glamurosa, moderna y un lugar que hay que visitar por lo menos una vez en la vida. Dubái es un milagro de la arquitectura, una ciudad vertical que ha florecido en el desierto y uno de los mejores destinos para disfrutar del sol todo el año. Zocos y mercados tradicionales, los centros comerciales más grandes, parques temáticos… Desde el desierto hasta el mar, y del shopping al esquí, Dubái te ofrece todo lo que las ciudades modernas sólo pueden soñar.

 

 

De primera mano, deben empezar visitando el edificio más alto del mundo, de nombre Burj Khalifa. No encontrarás nada más majestuoso. Burj Khalifa tiene 828 metros de altura repartidos en 124 plantas, así que tendrás que subir a la cima para disfrutar de las impresionantes vistas… Sólo esto hace que valga la pena el viaje a Dubái. El recorrido turístico dura una hora y te permite subir y bajar, además de sacar tantas fotos como quieras de este horizonte de postal. ¡Será difícil volver a poner los pies en el suelo! La mejor hora para ir es al atardecer, porque podrás ver el panorama de día y de noche.

 

 

Si tu pareja y tú sienten la curiosidad de conocer más a fondo sobre el Islam, en el Centro para el Entendimiento Cultural Jeque Mohammed tendrán la oportunidad de saberlo todo. ¿Quieres saber por qué las mujeres llevan una abaya? ¿Cuánto tiempo pueden sobrevivir los camellos en el desierto? ¿Por qué los musulmanes se orientan hacia una dirección concreta para rezar? En este lugar encontrarán todas las respuestas. Así que no te sorprendas si vuelves a casa con muchísima más información y una visión más ajustada del mundo musulmán.

 El centro lo gestiona un hombre de los Emiratos que se casó con una europea y es un buen lugar para fomentar el entendimiento intercultural, como su nombre sugiere. ¿Hemos dicho ya que es un buen lugar para comer? Pues además de llenar el estómago, atrévete a preguntar si puedes subir al techo para admirar las vistas. Te pondrá la piel de gallina.

 

 

¿Buscan conocer el mundo salvaje y natural de esta región del mundo? Un safari en el desierto es una oportunidad de acercarte a cómo era la vida de los beduinos hace años. Deben asegurarse de que cuando se acabe la excursión los devuelvan a la ciudad, y también de si está previsto parar en algún lugar de camino y, especialmente, cuestionen si van a tener que pagar algún extra y qué tipo de comida les darán. Lo más habitual es que paseen en un coche todoterreno hasta un campamento de estilo tradicional en el que podrán comer algo. Pero si lo que quieren es aventura, apuesten por conducir sobre las dunas, ver halcones volar y soñar con aventuras en el desierto. Volver al campamento al atardecer es una experiencia mágica. Sentarse en la oscuridad con las estrellas brillando sobre tu cabeza es un pequeño placer.

 

 

Navinews número 92 / Especial Santas Vacaciones 2018 / 15 de diciembre de 2017.

 

¿Comienzas a planear tus vacaciones de Semana Santa para el próximo año y estás planeando un viaje a Estambul? Si es así seguro que quieres saber más sobre su impresionante historia, cómo desplazarse por la ciudad, qué visitar, cuáles son los platos típicos de Turquía y muchos otros detalles que te ayudarán a planear el viaje. Estambul es una de las ciudades más visitadas del mundo y es que, haber sido capital de tres imperios: Romano, Bizantino y Otomano; es un hecho que ningún viajero puede dejar pasar por alto. Déjate seducir por la historia de la antigua Constantinopla y por sus paisajes naturales: el Cuerno de Oro y el Bósforo. Caótica y serena, con casi 15 millones de habitantes Estambul es la ciudad más grande de Turquía. Ningún visitante quedará indiferente con los contrastes de una ciudad demasiado oriental para ser europea y excesivamente occidental para ser asiática.

 

 

Como si de un viaje al pasado se tratara, haciendo turismo en Estambul se encontrarán ante esta histórica y animada ciudad situada entre dos mares, el Mar de Mármara y el Mar Negro; entre dos continentes, Europa y Asia; y entre dos mundos, el tradicional y el moderno. Visitar Santa Sofía y la Mezquita Azul, recorrer el Bósforo en barco, regatear en el Gran Bazar y ver el reflejo del máximo esplendor del Imperio Otomano en el Palacio Topkapi es algo que todo viajero ha deseado alguna vez en su vida.

 

 

Otra parada por dichos territorios de Medio Oriente es Pamukkale, que significa “Castillo de algodón”, y cuando uno lo tiene delante entiende el motivo. Pamukkale es uno de los lugares más hermosos, no sólo de Turquía, sino de todo el mundo. Con una altura de 160 metros, y una extensión de unos 2700, la montaña de Pamukkale está en su totalidad cubierta de una sustancia blanca que, en la distancia, puede recordar a la nieve. Nada más lejos de la realidad. En esta zona de clima templado, lo que cubre el fantástico “castillo” no son sino los residuos de carbonato de calcio y diferentes minerales del agua de sus fuentes, que se han ido depositando y solidificando formando esas pintorescas cascadas y piscinas de caliza y travertino en forma de medialuna.

 

 

Por estos motivos, Pamukkale es uno de los destinos turísticos preferidos de los que viajan a Turquía. Para un fotógrafo es difícil imaginar un lugar mejor donde poner a prueba su don con la cámara, mientras que cualquiera puede disfrutar de un baño terapéutico en sus aguas termales. Si tienes tiempo, espera hasta la puesta de sol, cuando la roca comienza a teñirse de color rosa. En ese momento, más que nunca, Pamukkale parece un castillo hecho con algodón de azúcar. En lo alto de la montaña, podéis visitar la Hierápolis: una antigua ciudad helena que, junto a Pamukkale, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pamukkale se encuentra al suroeste de Turquía, a unas cuatro horas en coche de Éfeso: otro lugar que no podemos perdernos en nuestro recorrido por el interior de este país que nos da la bienvenida a Asia. 

 

 

Navinews número 77 / Especial Atracciones a bordo / 13 de enero de 2017.

 

Naviterra, siempre pensando en viajes diferentes para ti, en esta ocasión tiene un viaje hacia Egipto, país de contrastes y sensaciones, que te permitirá descubrir las maravillas e historia del Río Nilo y como un plus te dará la oportunidad de conocer una de las metrópolis incipientes de la actualidad, Dubái.

La aventura comenzará en el Cairo, desde donde te trasladarás a Lúxor para abordar un crucero fluvial que te llevará a los templos de Karnak y Lúxor, en el además de admirar edificaciones construidas desde el siglo XXI A.C hasta el siglo VII d.C. Podrás disfrutar de entretenimiento a bordo; fiestas Nubian y shows de belly dance. Mientras exploras y admiras las bellezas del Nilo.

 

 

Posteriormente cruzarán la ribera occidental del Nilo para visitar la Necrópolis de Tebas en donde disfrutarás de diversas excursiones y visitas a los puntos más importantes del “Valle de los Reyes”. A continuación, se zarpará hacia la esclusa de Esna, continuando la navegación hacia Edfu.

En Edfu habrá una pequeña excursión hacia su templo, dedicado al dios Horus. Posteriormente se continuará la navegación hacia Kom Ombo para visitar su templo dedicado a los dioses Sobek y Horus. De edfú, la navegación continuará hacia Asuán donde arribarás.

A la mañana siguiente se realizará una salida en autocar hacia Abu Simbel, donde se visitará el Templo Mayor de Abu Simbel, considerado uno de los más bellos de los edificados durante el reinado de Ramsés II. Al regreso, se disfrutará de una experiencia única e inolvidable, un paseo incluido en faluca (velero típico egipcio) donde se podrá contemplar de una vista panorámica del Mausoleo de Agha Khan, el Jardín botánico y la Isla Elefantina.

 

 

A primera hora del siguiente día, se visitará la presa de Asuán, construida para regular las aguas del Nilo, además se visitarán los templos de Philae dedicado a la diosa Isis y la cantera de granito donde se encuentra el Obelisco Inacabado. De Asuán viajarás en avión a El Cairo, donde realizarás visitas panorámicas de las pirámides de Guiza: Keops, Kefren y Micerinos, así como de la enigmática Esfinge de Guiza y el Templo del Valle de Kefren. Después de un almuerzo podrás tomar una excursión al Museo de Arte Faraónico y posteriormente a la Ciudadela de Saladino donde se puede admirar la Mezquita de Alabastro y visitar el famoso mercado Khan el Khalily.

Después del descubrimiento egipcio que has realizado durante los último 8 días. Te trasladaras en avión a Dubái, donde terminara tu recorrido, pero no sin antes disfrutar de 3 días de exploración y aventura por la fascinante metrópoli. Naviterra te recomienda no pasar por alto algunos puntos como: explorar sus dunas de arena con beduinos o en vehículos 4x4, realizar tours por el hotel Burj Al Arab, el único hotel 7 estrellas del mundo, la Mezquita de Jumeirah, el complejo Emirates Powers o el Museo de Dubái. Además de poder experimentar la exuberante gastronomía local, las aromáticas pipas de agua, tatuajes de henna y en general el folclore y cultura de este contrastante centro cosmopolita.

 

 

 

Navinews número 77 / Especial Atracciones a bordo / 13 de enero de 2017.

 

Por única ocasión en Naviterra, tenemos viajes a Egipto de sobra, por lo que hoy queremos invitarte en nuestros dos módulos a conocer todo lo que puede hacer en el país de esta fascinante cultura.

Tu viaje comenzará en el Cairo, donde podrás pasar la tarde explorando la ciudad más grande del continente africano. A la mañana siguiente te trasladarás a Lúxor en avión donde se harán los trámites necesarios para la embarcación del día siguiente y se visitarán el Valle de los Reyes, los Colosos de Memnon, el templo de la Reina Hatsepsut, Karnat y Lagos Sagrados, entre muchos otros tempos.

 

 

Al día siguiente abordarás el crucero fluvial que te llevará por las orillas del Nilo hacia Esna, la belleza del paisaje te dejará anonadado, además podrás entretenerte con diferentes actividades a bordo en el barco y por la noche disfrutar de la música en la discoteca.

Tu próximo destino será Edfu, desde donde realizaremos una visita al Templo de Horus, uno de los templos más bellos de la época ptolemaica y que se encuentra excelentemente bien conservado. Posteriormente la navegación continuará hacia Kom Ombo, el único templo dedicado a dos dioses, Sobek y Haroesis

Al día siguiente podrás visitar el Templo de Isis, la cantera con el obelisco inacabado y la presa de Aswán. Por la tarde un paseo en faluca (típicos barcos de vela de la región) y por la noche de un espectáculo de danzas típicas beduinas con música folklórica.

 

 

Desembarcarás en Aswán para tu traslado al aeropuerto y viajar en avión hacia El Cairo, donde tendrás el resto del día libre para disfrutar de la ciudad a tu gusto y a tu ritmo. Finalmente pasarás tu último día realizando visitas panorámicas de las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos, así como de la enigmática Esfinge de Guiza y el Instituto del Papiro. Después de un almuerzo podrás tomar una excursión al Museo de Arte Faraónico y posteriormente a la Ciudadela de Saladino donde se puede admirar la Mezquita de Alabastro y visitar el famoso mercado Khan el Khalily. En la noche se podrá apreciar el espectáculo de luz y sonido de las Pirámides de Giza. Por último a la mañana siguiente serás trasladado al aeropuerto para tu regreso a casa.

 

 

Navinews número 71/ Especial Historia / 21 de octubre de 2016.

 

Naviterra, siempre pensando en viajes diferentes para ti, tiene en esta ocasión un viaje hacia Egipto, país de contrastes y sensaciones, que te permitirá descubrir las maravillas e historia del Río Nilo y como un plus te dará la oportunidad de conocer una de las metrópolis incipientes de la actualidad, Dubái.

La aventura comenzara en el Cairo, desde donde te trasladarás a Lúxor para abordar una motonave fluvial que te llevará a los templos de Karnak y Lúxor, donde admirarás edificaciones construidas desde el siglo XXI a.C hasta el sigo VII d.C.. Posteriormente cruzarán la ribera occidental del Nilo para visitar la Necrópolis de Tebas en donde disfrutarás de diversas excursiones y visitas a los puntos más importantes del “Valle de los Reyes”. A continuación, se zarpará hacia la esclusa de Esna, continuando la navegación hacia Edfu.

 

 

En Edfu habrá una pequeña excursión hacia su templo, dedicado al dios Horus. Posteriormente se continuará la navegación hacia Kom Ombo para visitar su templo dedicado a los dioses Sobek y Horus. De edfú, la navegación continuará hacia Asuán donde arribarás.

A la mañana siguiente se realizará una salida en autocar hacia Abu Simbel, donde se visitará el Templo Mayor de Abu Simbel, considerado uno de los más bellos de los edificados durante el reinado de Ramsés II. Al regreso, se disfrutará de una experiencia única e inolvidable, un paseo incluido en faluca (velero típico egipcio) donde se podrá contemplar de una vista panorámica del Mausoleo de Agha Khan, el Jardín botánico y la Isla Elefantina.

A primera hora del siguiente día, se visitará la presa de Asuán, construida para regular las aguas del Nilo, además se visitarán los templos de Philae dedicado a la diosa Isis y la cantera de granito donde se encuentra el Obelisco Inacabado. De Asuán viajarás en avión a El Cairo, donde realizarás visitas panorámicas de las pirámides de Guiza: Keops, Kefren y Micerinos, así como de la enigmática Esfinge de Guiza y el Templo del Valle de Kefren. Después de un almuerzo podrás tomar una excursión al Museo de Arte Faraónico y posteriormente a la Ciudadela de Saladino donde se puede admirar la Mezquita de Alabastro y visitar el famoso mercado Khan el Khalily.

 

 

Después del descubrimiento egipcio que has realizado durante los último 8 días. Te trasladaras en avión a Dubái, donde terminara tu recorrido, pero no sin antes disfrutar de 3 días de exploración y aventura por la fascinante metrópoli. Naviterra te recomienda no pasar por alto algunos puntos como: explorar sus dunas de arena con beduinos o en vehículos 4x4, realizar tours por el hotel Burj Al Arab, el único hotel 7 estrellas del mundo, la Mezquita de Jumeirah, el complejo Emirates Powers o el Museo de Dubái. Además de poder experimentar la exuberante gastronomía local, las aromáticas pipas de agua, tatuajes de henna y en general el folclore y cultura de este contrastante centro cosmopolita.